ACTUALIDAD

El arte de Karan Singh conquista nuestro Village

Con paletas favorecedoras de colores atrevidos y patrones dinámicos que rozan las ilusiones ópticas, el artista e ilustrador australiano Karan Singh está dando a nuestros destinos al aire libre una nueva imagen para la primavera.

Alegremente brillante, originalmente minimalista y algo hipnótico: el arte de Karan Singh es justo lo que necesitamos tras los últimos dos años. El artista residente en Melbourne, que aprendió por sí solo ilustración digital en el instituto, se ha forjado una carrera creando obras de arte que levantan el ánimo y desafían la percepción mediante su aproximación colorida y divertida al arte óptico.

Karan, que cuenta en su haber con diseños para Louis Vuitton, Nike y The Academy Awards, ha recibido el encargo de dar al exterior de nuestro Village una muy necesaria inyección de endorfinas para la primavera. Nos sentamos con él para hablar sobre su proceso creativo, sus lugares de inspiración favoritos y el motivo por el cual su casa actualmente es verde.

1

3

Háblanos sobre tu trayectoria como artista e ilustrador…

Karan: «Cuando estaba en el instituto me dieron una copia pirata de un programa informático creativo y así es como empecé a dibujar. Acabé obsesionado. Unía mis dos pasiones: los ordenadores y el dibujo. Nunca tuve paciencia para aprender a dibujar bien.

Me uní a comunidades de diseño online y, para cuando terminé el instituto, ya sabía que quería hacer algo relacionado con el diseño. No supe que la ilustración era un trabajo hasta después de sacarme la carrera de Diseño de interacción. Conseguí mi primer trabajo a tiempo completo en un estudio de diseño después de graduarme. Desde luego, no estaba cualificado, pero me dieron la oportunidad gracias a mi portafolio».

Creo que puedo ver tu ilustración de los Oscars en el fondo... ¿Cómo describirías tu estilo creativo?

«Sí, es esa. Es un poco autoindulgente por mi parte. Mi estilo se puede describir en pocas palabras como una versión contemporánea del op art, que engloba a artistas como Sol LeWitt y Bridget Riley, cuyas ilusiones ópticas transformaron las ecuaciones matemáticas en arte. En mi caso, se trata de una reconceptualización, pero con mucho más colorido y alegría, y también doy vida a mis obras.

Llevo mucho tiempo creando obras basadas en patrones y siento la necesidad de evolucionar constantemente. Con los años, he ido experimentando más con los juegos de colores. Mis composiciones siempre son minimalistas, pero mi trabajo ahora es más tridimensional. Aunque la intención fundamental sigue siendo comunicar una idea de la forma más simple y efectiva posible».

Es interesante lo que mencionas porque considero que, en la era digital, se necesita esa simplicidad para aislar el ruido.

«Para ser sincero, nunca fue deliberado. Es algo que siempre he hecho. Este enfoque sencillo a la hora de transmitir un mensaje y utilizar metáforas visuales es, en mi opinión, una de mis ideas más constantes».

¿Por dónde empiezas a la hora de elegir la paleta de colores y la composición?

«Normalmente lo dejo para el final ya que es la parte más frustrante, como resolver un puzle. Tengo que reflejar todos los detalles, profundidad y dimensión con tan pocos colores como sea posible. Trabajar con una paleta limitada es de gran ayuda para destacar determinados detalles, por lo que hay que pensarlo bien.

Empiezo contrastando las luces y las sombras, y luego cubro los huecos y equilibro todo en diagonal. También he llegado a dedicar un día entero a elegir mi azul favorito, mi verde favorito, mi rosa favorito y mi amarillo favorito, y a disponerlos de tal forma que me asegurase de que siempre se complementarían mutuamente.

Me apasionan las combinaciones de colores, creo que esa es mi mayor obsesión: la forma en que el color define el tono de una obra. Es completamente subjetivo, utilizas colores con la esperanza de capturar determinada emoción, y creo que eso es lo que me fascina».

Me emocionan tanto las combinaciones de colores que creo que esa sigue siendo mi mayor obsesión: cómo el color define el tono de una pieza.

Karan Singh

Artist and illustrator

¿Y cuál es actualmente tu color favorito?

«Buena pregunta. Creo que el verde: verde esmeralda o incluso un verde calistemo. Es de locos, porque he odiado el verde durante mucho tiempo, apenas lo utilizaba en mis obras previas... y ahora no me canso de él».

Estás a la última. El verde es el color del año Pantone…

«Quizá sea algo subliminal y yo solo sea una esponja: soy así de impresionable. Siempre que necesito un mueble nuevo pienso, “¿y qué tal un verde?”. Pero la tendencia pasará de moda de la misma forma que el rosa millennial vino y se fue, y nosotros tendremos que quedarnos con todas estas cosas verdes».

¿Qué tiene tu estilo creativo que tanto gusta a las marcas de lujo?

«El minimalismo tiene algo que atrae: su simplicidad y elegancia».

¿Cuál ha sido la obra de arte que más te ha gustado crear y por qué?

«Es una pregunta difícil, pero creo que siempre me comprometo más con la obra en la que estoy trabajando en ese momento. Por supuesto, fue surrealista ver los Oscars en la televisión. Cuando recibí el email pensé “Hasta aquí hemos llegado, se acabó. Ya puedo morir feliz”».

¿Cómo conecta tu trabajo con los públicos digitales?

«El movimiento desempeña un gran papel: el contenido que se mueve es mucho más atractivo. Empecé a crear estos GIF hipnóticos y psicodélicos y tuve la suerte de subirme a esa ola de popularidad. En lo que respecta a conectar con el público, intento utilizar las redes sociales lo menos posible y pensar mucho lo que publico. Valoro estas interacciones significativas».

¿Con qué marcas te mueres por trabajar?

«Me encantaría crear una colección cápsula, como unas zapatillas, para una firma de alta costura. Tener algo tangible por ahí, especialmente algo que puedes llevar puesto, sería fantástico».

Has vivido en Australia, Ámsterdam y Tokio, ¿cómo dirías que han influido estas culturas y países diferentes en tu estilo artístico?

«Probablemente el lugar que más me influyó fue Tokio. La forma en la que enfocan todo, ya sean talentos, productos o comida, es honrando cada cosa haciéndola realmente bien. Esto desató mi obsesión por reducir la ilustración a lo necesario».

¿Hay alguna ciudad concreta que inspire tu trabajo?

«Un lugar donde me encantó pasear fue Tánger, en Marruecos. No se parece a ningún otro lugar en el que haya estado. Cuando viajo, lo que más me gusta hacer es observar a las personas, así que fue uno de los viajes más inspiradores porque lo único que quería era sentarme en la puerta de un café y ver a la gente pasar».

¿Recomendarías algún lugar emblemático, museo o artista emergente?

«El Stedelijk, un museo de arte contemporáneo de Ámsterdam, me encantó. Desde fuera parece una bañera, aunque no sé si fue deliberado o solo una interpretación mía. Cuando vivía en Ámsterdam, uno de mis pasatiempos favoritos era dejarme caer por allí, y por el Rijksmuseum, que está justo al lado, con mi pase de temporada. Solía subir al piso de arriba para ver a los maestros holandeses porque no me canso de ellos, son espectaculares». «Actualmente también me gusta mucho la obra de un artista que se llama Bráulio Amado. Es un diseñador gráfico portugués que vive en Nueva York. Me encanta su trabajo. Captura lo divertido de ser niño y artista y tiene la confianza para plasmarlo».

@madebykaran | madebykaran.com

Horarios del Village

Disfruta de lunes a domingo de un destino de shopping único al aire libre.

Ver todo

Inspírate

Lee más información sobre estilo, viajes, cultura y gastronomía.